Ayuno intermitente: beneficios en cáncer próstata

¿Una dieta que simula el ayuno para personas con cáncer de próstata? Un estudio pionero revela numerosos beneficios metabólicos.

Estoy segura de que has oído hablar últimamente sobre el ayuno intermitente y la restricción calórica. ¿Funciona? ¿No funciona? ¿Sirve para algo? ¿Es seguro?.

Las redes sociales se han llenado de debates en torno a ello, con influencers expresando tanto elogios como críticas hacia estos enfoques, seguro que puedes pensar en alguno, ¿verdad? Es esencial recordar que la validez y la utilidad que el ayuno intermitente, en sus diversas formas (en este post te contamos más), debe verse a través de la lente de la investigación científica. Además, los métodos o sistemas que existen para llevar a cabo el ayuno son distintos, ¡ni siquiera los científicos saben todavía cuáles son más efectivos y seguros! Por eso, no se recomienda ponerlos en práctica sin profesionales detrás que te hagan un correcto seguimiento.

Ayuno intermitente
Ayuno intermitente

El ayuno intermitente en cáncer de próstata

Así que vamos a ponernos las gafas de científicos y la bata de médicos y vamos a indagar un poco en este tema. Para ello, te traigo un artículo reciente publicado en Prostate Cancer Prostatic Dis (Grupo Nature), que sugiere que la ‘’fasting mimicking diet (FMD)’’, una dieta que simula el ayuno diseñada por el famoso investigador Valter Longo, podría ser una buena herramienta para el cáncer de próstata [1].

El cáncer de próstata es el tercer cáncer más diagnosticado en todo el mundo. Si hablamos de números, en 2020 se registraron en todo el mundo un total de 1.414.259 nuevos casos de cáncer de próstata y 375.304 muertes relacionadas [2].

Estos datos hacen prioritario buscar nuevos enfoques para mejorar la salud global de las personas con cáncer de próstata. 

Valter Longo es un científico que lleva mucho tiempo estudiando el papel del ayuno en el envejecimiento y en enfermedades cómo el cáncer, de hecho, ha escrito un libro llamado ‘’El ayuno contra el cáncer’’ que os invitamos a leer [3]. En este estudio, él y sus compañeros, se centraron en estudiar cómo mejorar la salud cardiovascular de los pacientes con cáncer de próstata

Incidencia y mortalidad en cáncer de próstata en 2020 por continente. (Fuente: Wang, L., Lu, B., He, M., Wang, Y., Wang, Z., & Du, L. (2022). Prostate Cancer Incidence and Mortality: Global Status and Temporal Trends in 89 Countries From 2000 to 2019. Frontiers in public health, 10, 811044. https://doi.org/10.3389/fpubh.2022.811044)
Incidencia y mortalidad en cáncer de próstata en 2020 por continente. (Fuente: Wang, L., Lu, B., He, M., Wang, Y., Wang, Z., & Du, L. (2022). Prostate Cancer Incidence and Mortality: Global Status and Temporal Trends in 89 Countries From 2000 to 2019. Frontiers in public health, 10, 811044. https://doi.org/10.3389/fpubh.2022.811044)

Análisis del estudio

Echémosle un vistazo respondiendo las siguientes preguntas:

¿Quién participó en el estudio?

Inicialmente eran 35 pacientes hombres en tratamiento para el cáncer de próstata y con condiciones cómo sobrepeso o hipertensión. El 74% estaban en primer estadio y el resto en recaída. De estos 35, 29 llegaron hasta el final del ensayo, ¡pero 6 lo abandonaron antes de terminar! Al final del post hablaremos un poquito más de los porqués.

¿Cuál fue la intervención?

Siguieron la dieta FMD patentada por Valter Longo. Esta dieta está diseñada para hacerse durante 3-5 días al mes, y el resto de días se vuelve a la alimentación normal. En este estudio, se realizó en ciclos periódicos de 4 días, es decir, 4 días siguiendo esta dieta, y el resto del mes comiendo cómo habitualmente hasta el próximo ciclo. En total se realizaron 3 ciclos (un total de 3 meses de intervención).  ¿Qué os parece esta metodología? Cuando menos curiosa. 

¿En qué consiste la dieta FMD?

La dieta FMD se define como una restricción calórica baja en proteínas y azúcares, y alta en grasas insaturadas y carbohidratos complejos. A los participantes del ensayo se les dio una caja con los alimentos que tenían que consumir durante esos 4 días al mes para facilitar el seguimiento. ¿Qué pensáis que había dentro de la caja? Pues todo eran concentrados de verduras, barritas y bebidas energéticas, chips, té y fórmulas con niveles altos de minerales, vitaminas y ácidos grasos esenciales. Al ser una restricción calórica, los alimentos deben ser muy nutritivos y mantener los requerimientos necesarios, ya que se consumen muy pocas calorías. 

¿Por qué se dice que esta dieta ‘’imita’’ el ayuno?

El ayuno no tiene una manera única de implementarse; más bien, existen diversos métodos con distintos objetivos. En este caso, aunque no se tengan unas horas específicas para comer y otras de ayuno, los 4 días dónde se seguía la dieta, las calorías consumidas eran inferiores a las habituales. El primer día de cada ciclo se consumían alrededor de 1000 kcal, y los tres restantes 200kcal. Para hacernos una idea, 100g de aguacate son aproximadamente 137 kcal [2]. Impresionante, ¿no? 

¿Qué parámetros miraron?

Se midieron el peso, la circunferencia abdominal (una medida útil para ver cómo está distribuida la grasa corporal), la presión arterial y una analítica básica para ver los valores de colesterol, triglicéridos, glucosa en sangre o marcadores específicos del cáncer de próstata

¿Qué resultados obtuvieron?

Con solo tres ciclos de esta dieta mejoraron importantes factores de riesgo metabólico en estos pacientes, incluida la reducción del peso corporal, de la circunferencia abdominal, de la presión arterial y de los valores de colesterol. Además, cuanto más altos eran estos valores al inicio del estudio, más bajaban proporcionalmente una vez completada la intervención. 

La importancia de los parámetros estudiados para el cáncer de próstata

El tratamiento hormonal es el más común en el cáncer de próstata. Las terapias de este tipo aumentan el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular [5].

La primera causa de muerte de los pacientes con cáncer de próstata no es el propio cáncer, sino consecuencias de enfermedad cardiovascular como ataques de corazón [6]

Estos son factores muy importantes a tener en cuenta para abordar integralmente la enfermedad y tratar sus efectos secundarios, y la alimentación (o en este caso la no alimentación) juega un papel esencial en ello. 

Salud cardiovascular
Salud cardiovascular en cáncer de próstata

¿Qué ocurre en nuestro cuerpo durante el ayuno?

El ayuno intermitente y la restricción calórica son dos enfoques dietéticos que tienen beneficios parecidos en nuestro cuerpo, aunque se diferencian en la forma en que se implementan. 

La restricción calórica implica reducir la ingesta total de calorías de manera sostenida a lo largo del tiempo [4], mientras que el ayuno intermitente alterna períodos de alimentación “normal” con períodos  en los que no se deben ingerir alimentos y/o bebidas calóricas. 

Ambos enfoques provocan cambios positivos en nuestro metabolismo y se ha demostrado que pueden ayudar en la prevención de enfermedades relacionadas con la edad, como la diabetes tipo 2 o las enfermedades cardiovasculares [5].

A nivel molecular, tanto la restricción calórica como el ayuno intermitente activan procesos celulares como la autofagia [6], un mecanismo que se activa en respuesta al estrés, reciclando componentes celulares [7]. Años de investigación han visto como este proceso juega un papel crucial en la prevención y desarrollo de enfermedades como el cáncer [8], [9].

Además, se produce una disminución en los niveles de insulina, lo que favorece la quema de grasa y puede tener efectos positivos en la inflamación crónica, factores clave a tener en cuenta en las enfermedades más comunes hoy en día (enfermedad cardiovascular, cáncer, diabetes etc.) [10]

De forma complementaria a los tratamientos convencionales y realizándolo de forma correcta y siempre controlada por un profesional, el ayuno intermitente con restricción calórica podría ser una muy buena herramienta para mejorar la respuesta a la terapia y la calidad de vida, así como minimizar efectos secundarios de los pacientes con cáncer [11].

Aun así, todavía se está estudiando cuidadosamente cómo integrar esta herramienta en la alimentación de los pacientes, ya que es crucial asegurarse de cumplir con los requisitos nutricionales durante la enfermedad y el tratamiento.

Desafíos y soluciones: la adherencia del paciente a la dieta

Un aspecto importante a tener en cuenta, es que 5 de los 6 pacientes tratados que abandonaron el estudio, lo hicieron a causa de una baja adherencia a la dieta. Las razones fueron la dificultad de seguir la dieta en fechas señaladas (como Navidad), la aversión a los alimentos que tenían que consumir (concentrados de verduras), el agotamiento (debido al bajo número de calorías consumidas) y por la falta de un seguimiento profesional durante la intervención. De hecho, tenían un teléfono disponible para llamar en caso de necesitarlo, pero no tenían ningún profesional que les apoyara y estuviera presente durante el ensayo.

Para conseguir mejores resultados, es muy necesario tener a personas cualificadas cerca que se adapten a tus necesidades y preferencias. 

En Ibions, diseñamos la alimentación específicamente para cada paciente, y priorizamos la atención personalizada para asegurar un correcto seguimiento y adherencia. 

Escuchar y conocer nuestro cuerpo y darle lo que necesita en cada momento es primordial para abordar cualquier patología, y en Ibions nos adaptamos a tus necesidades.

Si eres tan curioso como nosotros, es probable que tengas alguna pregunta o duda rondando por tu cabeza. Si es así, no dudes en ponerte en contacto a través de nuestras plataformas en redes sociales (Instagram, Facebook) o mediante correo electrónico (info@ibions.com). ¡Estaremos encantados de resolverlas!

María Llena

Referencias

[1] V. Fay-Watt, S. O’Connor, D. Roshan, A. C. Romeo, V. D. Longo, and F. J. Sullivan, “The impact of a fasting mimicking diet on the metabolic health of a prospective cohort of patients with prostate cancer: a pilot implementation study,” Prostate Cancer Prostatic Dis, vol. 26, no. 2, pp. 317–322, Jun. 2023, doi: 10.1038/s41391-022-00528-3.

[2] L. Wang, B. Lu, M. He, Y. Wang, Z. Wang, and L. Du, “Prostate Cancer Incidence and Mortality: Global Status and Temporal Trends in 89 Countries From 2000 to 2019,” Front Public Health, vol. 10, Feb. 2022, doi: 10.3389/fpubh.2022.811044.

[3] V. Longo, El Ayuno Contra el Cáncer. Grijalbo, 2023.

[4] E. Eriau, J. Paillet, G. Kroemer, and J. G. Pol, “Metabolic Reprogramming by Reduced Calorie Intake or Pharmacological Caloric Restriction Mimetics for Improved Cancer Immunotherapy,” Cancers (Basel), vol. 13, no. 6, p. 1260, Mar. 2021, doi: 10.3390/cancers13061260.

[5] Z. Tang et al., “Effects of Caloric Restriction and Rope-Skipping Exercise on Cardiometabolic Health: A Pilot Randomized Controlled Trial in Young Adults,” Nutrients, vol. 13, no. 9, p. 3222, Sep. 2021, doi: 10.3390/nu13093222.

[6] P. C. Bradshaw, “Acetyl-CoA Metabolism and Histone Acetylation in the Regulation of Aging and Lifespan,” Antioxidants, vol. 10, no. 4, p. 572, Apr. 2021, doi: 10.3390/antiox10040572.

[7] J. Madrigal-Matute and A. M. Cuervo, “Regulation of Liver Metabolism by Autophagy,” Gastroenterology, vol. 150, no. 2, pp. 328–339, Feb. 2016, doi: 10.1053/j.gastro.2015.09.042.

[8] S. D. Anton et al., “Flipping the Metabolic Switch: Understanding and Applying the Health Benefits of Fasting,” Obesity, vol. 26, no. 2, pp. 254–268, Feb. 2018, doi: 10.1002/oby.22065.

[9] V. D. Longo and M. P. Mattson, “Fasting: Molecular Mechanisms and Clinical Applications,” Cell Metab, vol. 19, no. 2, pp. 181–192, Feb. 2014, doi: 10.1016/j.cmet.2013.12.008.

[10] S. Moon et al., “Beneficial Effects of Time-Restricted Eating on Metabolic Diseases: A Systemic Review and Meta-Analysis,” Nutrients, vol. 12, no. 5, p. 1267, Apr. 2020, doi: 10.3390/nu12051267.

[11] R. A. G. Christensen and A. A. Kirkham, “Time-Restricted Eating: A Novel and Simple Dietary Intervention for Primary and Secondary Prevention of Breast Cancer and Cardiovascular Disease,” Nutrients, vol. 13, no. 10, p. 3476, Sep. 2021, doi: 10.3390/nu13103476.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram
Tiktok
×

¡Solicita tu 1ª consulta!

Desde Ibions queremos ayudarte y resolver todas tus dudas. Contáctanos y te asesoraremos.

× ¡Haz tu 1ª Consulta!