La carne: ¿Tratamiento milagroso contra el cáncer?

Los lácteos y la carne se presentan como alimentos beneficiosos en el tratamiento del cáncer, ¿qué hay de verdad en esto?

¡Notición! Un post de El País [1] nos habla de un artículo sobre cómo un tal ácido transvaccénico hace que consumir carne mejore el cáncer. Pero, espera, vamos a analizar este tema un poquito más en profundidad. ¿Qué dice el artículo?

Una investigación con modelos animales sugiere que el ácido transvaccénico tiene potencial como suplemento para optimizar el impacto de la inmunoterapia en oncología, aunque los expertos recomiendan prudencia [2].

Carne de ternera
Carne de ternera

El ácido transvaccénico

Primero de todo, ¿quién es ese ácido? El ácido transvaccénico es un tipo de ácido graso trans monoinsaturado presente en productos lácteos y carne de rumiantes [3]. Las grasas animales, como leche, mantequilla, queso y carne de vaca, suelen contener entre el 2 y el 9% de ácidos grasos trans, siendo el ácido transvaccénico más del 60% del total [4].

En las últimas décadas, se ha informado ampliamente sobre los efectos perjudiciales de los ácidos grasos trans para la salud humana, lo que llevó a la regulación y recomendación de reducción en su ingesta en muchos países [5] [6] [7]. Aun así, los últimos años se han ido publicando artículos que ponen en duda que estos efectos sean generados concretamente por los ácidos grasos trans de fuente natural, sino que se atribuyen a los de origen industrial u a otros aspectos relacionados con su procesamiento, e incluso se han iniciado investigaciones sobre posibles beneficios de estos [8] [9].

Las grasas animales, como leche, mantequilla, queso y carne de vaca, suelen contener entre el 2 y el 9% de ácidos grasos trans, siendo el ácido transvaccénico más del 60% del total.

Lácteos
Lácteos

La importancia de la matriz alimentaria

Sin duda el título y la introducción del artículo de elPaís podrían hacer que corramos a la carnicería y llenemos nuestras mesas de este ácido transvaccénico, pero la realidad es distinta. Los últimos párrafos del artículo destacan la complejidad e importancia de la matriz de nutrientes en los alimentos finales. Aunque ciertos componentes de la carne, como por ejemplo la vitamina B12 [10], pueden ser beneficiosos, la importancia para la salud de los alimentos recae en la interacción sinérgica de todos los nutrientes.

Al evaluar los alimentos como un todo, importan los resultados finales y si beneficia la salud del consumidor, no el efecto de componentes específicos de forma individual (y más teniendo en cuenta que estos son una parte minoritaria del alimento, ya hemos hablado de porcentajes al inicio).

Por tanto, ¡este ácido graso no confiere propiedades anticancerígenas a la carne! Es esencial entender que algunos nutrientes pueden no estar presentes en concentraciones efectivas, y por lo tanto su beneficio a menudo requiere dosis suficientes que no se encuentran en el alimento final. También hemos de tener en cuenta el proceso de cocción, ya que en muchos procesos que hacemos en nuestras cocinas perdemos nutrientes y modificamos otros [11] (este es un tema muy importante que nos guardamos para un futuro post).

Estudios del ácido transvaccénico en cáncer

En este contexto, el ácido transvaccénico podría considerarse como un futuro suplemento después de una investigación exhaustiva, tal y como comentan los autores del artículo de Nature. Eso sí, todos los experimentos realizados son en ratones o en células de pacientes que siguen inmunoterapia tipo CAR-T, todavía no se ha probado en humanos y la investigación se ha limitado a algunos tipos de cáncer, concretamente linfomas y a tratamientos inmunológicos. Sin duda parece ser que este ácido transvaccénico de origen animal tiene un futuro prometedor, pero a día de hoy todavía falta muchísima investigación.

Estudio con ratones
Estudio con ratones

Puntos importantes

Por lo tanto, recapitulemos los puntos importantes a tener en cuenta: 

  1. Los experimentos que han realizado son robustos y esperanzadores, pero por ahora solo se han hecho en ratones y en células humanas de pacientes, todavía no se ha extrapolado a la complejidad del cuerpo humano y el cáncer dentro del organismo, lo cual podría alterar los resultados. 
  2. Su acción se ha estudiado en células de pacientes con linfoma tratados con inmunoterapia CAR-T, lo cual disminuye también el número de pacientes que podrían beneficiarse de este suplemento, ya que es una terapia muy novedosa y que a día de hoy siguen pocos pacientes todavía [12] [13].
  3. La dosis. Cuando se encuentran ciertos compuestos que pueden tener alguna función interesante, existen unas concentraciones mínimas a las cuales se obtiene un beneficio y no tienen efecto por debajo de esa dosis. Aunque este ácido proceda de la carne, no significa que consumiendo carne vayas a adquirir la cantidad necesaria para que pueda realizar esta función. Por eso los autores del artículo proponen usarlo en forma de suplemento.
  4. Aunque un alimento contenga algún componente que ha demostrado ser beneficioso de forma aislada, contiene también muchos otros compuestos que pueden ser beneficiosos o perjudiciales y lo que cuenta es el balance final. La carne tiene muchas propiedades, pero también es un tipo de alimento cuyo consumo excesivo se relaciona, en numerosos estudios, con mayor riesgo de desarrollar cáncer [14].

La importancia de los matices en la ciencia

Es muy necesario tener un criterio sólido al interpretar resultados científicos. No todo lo descubierto en el laboratorio se puede aplicar directamente al complejo cuerpo humano. La variabilidad biológica, los entornos y estilos de vida hacen que la extrapolación directa sea muy compleja. La ciencia evoluciona constantemente, y la prudencia y la paciencia son esenciales al adoptar nuevas ideas.

El error común al interpretar la ciencia radica en verla de manera binaria. Los matices son esenciales en la ciencia, y la cooperación y el pensamiento crítico desempeñan un papel crucial. La ciencia es un esfuerzo común para responder preguntas, que surgen de otras y generan más, y el desarrollo científico es fundamental para comprender el mundo y mejorar nuestras vidas.

Además, hay que tener en cuenta que los datos científicos que quieran transmitirse a un público no especializado, deben tratarse con cuidado. No basta remarcar que un estudio se ha realizado en animales, si antes no se explica a la población que eso significa que no pueden extrapolarse los resultados a los humanos. Tampoco hace ningún bien el sensacionalismo que se genera con titulares llamativos fuera de contexto. ¿De quién es la responsabilidad entonces? Pues, aunque sea una pregunta muy filosófica y difícil de responder, probablemente sea un poquito de todos. 

En conclusión, tener criterio en la ciencia implica reconocer la no extrapolación directa a humanos y esperar evidencia sólida y consistente con el tiempo. Este enfoque reflexivo contribuye a construir un conocimiento sólido y confiable, beneficiando tanto a la ciencia como a la sociedad en general.

Conocer y atender las señales de nuestro cuerpo es esencial, y qué mejor manera de respaldarnos que utilizando ciencia objetiva y veraz. 

¿Qué te ha parecido este post? ¿Tienes alguna duda?

No dudes en preguntarnos sobre cualquier duda que te haya podido surgir. ¡Estaremos encantados de resolverlas y de contarte más sobre este campo! 

Recuerda que puedes contactar con nosotros por redes sociales (estamos en Instagram, Facebook, Twitter y LinkedIn), al +34698906802 o por mail en info@ibions.com

María Llena

Referencias

[1] Mouzo, J. (2023, November 22). Un nutriente procedente de carnes rojas y lácteos mejora la respuesta inmune contra el cáncer. El País. https://elpais.com/salud-y-bienestar/2023-11-22/un-nutriente-procedente-de-carnes-rojas-y-lacteos-mejora-la-respuesta-inmune-contra-el-cancer.html

[2] Fan, H., Xia, S., Xiang, J., Li, Y., Ross, M. O., Lim, S. A., Yang, F., Tu, J., Xie, L., Dougherty, U., Zhang, F. Q., Zheng, Z., Zhang, R., Wu, R., Dong, L., Su, R., Chen, X., Althaus, T., Riedell, P. A., … Chen, J. (2023). Trans-vaccenic acid reprograms CD8+ T cells and anti-tumour immunity. Nature, 623(7989), 1034–1043. https://doi.org/10.1038/s41586-023-06749-3

[3] Woldseth, B., RetterstøL, K., & Christophersen, B. O. (1998). Monounsaturated trans fatty acids, elaidic acid and trans -vaccenic acid, metabolism and incorporation in phospholipid molecular species in hepatocytes. Scandinavian Journal of Clinical and Laboratory Investigation, 58(8), 635–645. https://doi.org/10.1080/00365519850186067

[4] Ha, J., Seo, D., & Shin, D. (2011). Determination of elaidic and vaccenic acids in foods using GC × GC-FID and GC × GC-TOFMS. Talanta, 85(1), 252–258. https://doi.org/10.1016/j.talanta.2011.03.053

[5] de Souza, R. J., Mente, A., Maroleanu, A., Cozma, A. I., Ha, V., Kishibe, T., Uleryk, E., Budylowski, P., Schünemann, H., Beyene, J., & Anand, S. S. (2015). Intake of saturated and trans unsaturated fatty acids and risk of all cause mortality, cardiovascular disease, and type 2 diabetes: systematic review and meta-analysis of observational studies. BMJ, h3978. https://doi.org/10.1136/bmj.h3978

[6] Farvid, M. S., Sidahmed, E., Spence, N. D., Mante Angua, K., Rosner, B. A., & Barnett, J. B. (2021). Consumption of red meat and processed meat and cancer incidence: a systematic review and meta-analysis of prospective studies. European Journal of Epidemiology, 36(9), 937–951. https://doi.org/10.1007/s10654-021-00741-9

[7] Salemi, F., Beigrezaei, S., Arabi, V., Taghipour Zahir, S., & Salehi-Abargouei, A. (2022). Dietary trans fatty acids and risk of colorectal cancer: a systematic review and meta-analysis of observational studies. European Journal of Nutrition. https://doi.org/10.1007/s00394-022-03034-3

[8] Anjom-Shoae, J., Sadeghi, O., Larijani, B., & Esmaillzadeh, A. (2020). Dietary intake and serum levels of trans fatty acids and risk of breast cancer: A systematic review and dose-response meta-analysis of prospective studies. Clinical Nutrition, 39(3), 755–764. https://doi.org/10.1016/j.clnu.2019.03.024

[9] Lai, H. T. M., Imamura, F., Korat, A. V. A., Murphy, R. A., Tintle, N., Bassett, J. K., Chen, J., Kröger, J., Chien, K.-L., Senn, M., Wood, A. C., Forouhi, N. G., Schulze, M. B., Harris, W. S., Vasan, R. S., Hu, F., Giles, G. G., Hodge, A., Djousse, L., … Mozaffarian, D. (2022). Trans Fatty Acid Biomarkers and Incident Type 2 Diabetes: Pooled Analysis of 12 Prospective Cohort Studies in the Fatty Acids and Outcomes Research Consortium (FORCE). Diabetes Care, 45(4), 854–863. https://doi.org/10.2337/dc21-1756

[10] Gille, D., & Schmid, A. (2015). Vitamin B12 in meat and dairy products. Nutrition Reviews, 73(2), 106–115. https://doi.org/10.1093/nutrit/nuu011

[11] Bhat, S., Maganja, D., Huang, L., Wu, J. H. Y., & Marklund, M. (2022). Influence of Heating during Cooking on Trans Fatty Acid Content of Edible Oils: A Systematic Review and Meta-Analysis. Nutrients, 14(7), 1489. https://doi.org/10.3390/nu14071489

[12] Cappell, K. M., & Kochenderfer, J. N. (2023). Long-term outcomes following CAR T cell therapy: what we know so far. Nature Reviews. Clinical Oncology, 20(6), 359–371. https://doi.org/10.1038/s41571-023-00754-1

[13] Fernández, I. (2022, August 5). La sanidad española trata a 360 pacientes con CAR-T en los últimos 3 años. Redacción Médica. https://www.redaccionmedica.com/secciones/ministerio-sanidad/la-sanidad-espanola-trata-a-360-pacientes-con-car-t-en-los-ultimos-3-anos-5666

[14] Farvid, M. S., Sidahmed, E., Spence, N. D., Mante Angua, K., Rosner, B. A., & Barnett, J. B. (2021). Consumption of red meat and processed meat and cancer incidence: a systematic review and meta-analysis of prospective studies. European Journal of Epidemiology, 36(9), 937–951. https://doi.org/10.1007/s10654-021-00741-9

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram
Tiktok
×

¡Solicita tu 1ª consulta!

Desde Ibions queremos ayudarte y resolver todas tus dudas. Contáctanos y te asesoraremos.

× ¡Haz tu 1ª Consulta!